A Jorge Manrique  


Jorge Manrique, vestido de capa y tinta
pisaste estos lares de musas y labriego
que ahora parecen estar en largo sosiego
dentro de esta turbulenta época, tan distinta.
Aquí se te recuerda como héroe hazañoso
que alcanzó la inmortalidad llorando a su padre
y en vida no encontró perro que le ladre,
por eso este pueblo se siente orgulloso.

II
No vio otra sombra mejor el castillo de Montizón
que la de este caballero de la Orden de Santiago
para el cual nuestra historia no tiene suficiente pago
con alabarle en su gloria, toda llena de razón.
Ni miento ni me arrepiento” su lema decía
firmado en papel o con afilada espada,
manteniendo con honor su causa bien hallada
cuando a los Reyes Católicos defendía.

III
Dagas y plumas empuñaron sus manos por igual
en las no tan reñidas artes de luchar y escribir
las primeras letras de aquel brillante revivir
del hombre nuevo, donde no tuvo rival.
Triste es el viento que aún en Uclés sopla
recitando al castillo de Garcimuñoz con hastío
la trágica escena en que el cauce de tu río,
tras impacto de metal, se dio a la mar de tu copla.


© Texto: Antonio Maldonado
© Imagen libre de derechos

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies