Abismos de Carmen Nöel

Desde las guedejas del tiempo
los recuerdos arañan como el silencio.

No hay un camino.
No hay viento.
No hay libertad.
Soledad.
No hay regreso ni reposo.
No hay tempestad ni hay océano.
Solo el arañazo abierto de la vida rasgando absoluta la noche
y el lento matiz del vacío esperando.

Después, despertar.
Despertar al abismo de solitarias lunas aterciopeladas.
No ser consciente
de trampas ni hechizos.
Solo de abismos.
Abismos gigantes como gusanos devoradores.
Abismos
en los que, insomne y antigua, la noche se desnuda a nuestros pies.


© Texto:  Carmen Nöel
© Imagen:  pexels 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies