Alguna noche

Mi sombra quedó 
en aquella calle, con 
todas sus gotas. 

Manto pesado,
espesa la noche, sin 
destellos de ti. 


Bajo la luna, 
el brillo de tus ojos,
al despedirnos. 

Siento tus pasos 
alejarse, como si  
me dividiera. 


Al borde mismo, 
si pudiera perderme 
que sea contigo. 

Pero te fuiste, 
como las golondrinas, 
sin preguntarme.


Eternidades,  
al alcance del verso 
ensombrecido. 

Triste balada,
la de aquel payaso 
con su trompeta. 


Un globo roto, 
es todo lo que queda  
del cumpleaños. 

El pez regresa, 
solo vimos su cola 
al zambullirse. 


Alguna noche, 
llegará el mensaje 
con su botella.


© José G. Santos Vega
Imagen de Patricia Alexandre en Pixabay