Breve estudio sobre la naturaleza humana

El animalito de Dios levantó la pata izquierda y luego la derecha para alcanzar el ángulo de la pantalla en un esfuerzo verdaderamente sobreinsecto. Luego, recorrió triunfante la parte más alta de la laptop sin apuro, observando todo con ojos inquisidores. Los míos se debatieron entre mirarlo o seguir encandilándose con la pantalla en blanco que no bosquejaba letra alguna. Todo cerrado en cuestión de versos.  Mis yemas esperando la señal neuronal que tampoco llegaba. ¿A quien habría que darle protagonismo? ¿Al intruso o al invitado ?

Hay que hacer consenso en la fábrica que nos gobierna. Hay que avisarle al idioma qué ventajoso es también, de vez en cuando, ser insecto. Y caminar por donde no se nos llame. Pito catalán a la sintaxis ¡Investigar especímenes raros!

Pensado esto y como si intuyera tanto caos, el personaje en cuestión levantó vuelo para irse a escudriñar otras especies humanas interesantes ¿Cómo yo?


© Lucía Borsani

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies