Dos buenas series de personajes Q, No Binarios

Con ocasión de la celebración el pasado mes de marzo del Día Internacional de la Mujer, nos hicimos eco de Las Guionistas, Pioneras del cine. Y como complemento perfecto de aquel, en este nos aproximamos al tema del transfeminismo, que se ha convertido por derecho propio en uno de los asuntos centrales del debate social. El pasado verano, en medio de la pandemia que asoló el mundo en 2020, el Festival de Huesca dedicó la propuesta de ZINENTIENDO, a recoger una muestra internacional de cine LGTBIQ+, es decir, lésbico, gay, transexual, bisexual, intersexual y queer. Al final añadía el símbolo + para recoger a todos los colectivos minoritarios que no están incluidos en las siglas anteriores. Organizado siguiendo una propuesta del Colectivo Towanda, dedicado desde hace años a la defensa de la diversidad afectivo-sexual, el principal objetivo era aprovechar la plataforma del Festival para hacer visibles estas realidades a través del lenguaje universal del cine, ya que es un vehículo ideal para mostrar distintas formas de resistencia y lucha contra la LGTBIQ-fobia y defender movimientos como el transfeminismo y hacer visible la diversidad de afectos, deseos y sexualidades. Con diferentes matices, el movimiento Queer se manifiesta en contra de definirse dentro del género binario y se abre a la existencia de otros géneros fluidos. Quiere definir a todas aquellas personas que no quieren clasificarse bajo etiquetas tradicionales por su orientación e identidad sexual. Lo Queer deconstruye la sexualidad normativa y traspasa lo socialmente aceptado, esto es, la vida heterosexual y monógama. Según Judith Butler, una de las «madres» del movimiento, así define a las personas Q:

“Mi entendimiento de la palabra «Queer» es el de un término que desea que no tengas que presentar una tarjeta de identidad antes de entrar en una reunión. Los heterosexuales pueden unirse al movimiento queer. Los bisexuales pueden unirse al movimiento Queer. Queer no es ser lesbiana, no es ser homosexual. Es un argumento contra la especificidad lésbica: Si soy lesbiana tengo que ser de tal modo. O si soy homosexual tengo que desear de cierta manera. Queer es un argumento en contra de la normativa, de lo que una adecuada identidad lesbiana o gay constituye.”

protagonista de Deputy

Y aunque ha tardado, al fin han llegado a las series. Aquí vamos a ver dos buenos ejemplos de personajes Q interpretados por actrices Q igualmente. Y no nos referimos a los que aun siendo Q, han actuado e interpretado a otra clase de personajes, normalmente femeninos, sino únicamente aquellos casos que interpretan a personajes Q. Finalmente, estas personas prefieren que no se las incluya dentro del conjunto todos o todas, sino como todes, haciendo así visible su singularidad.

Os presentamos pues, 2 buenas series de personajes Q No Binarios:


Deputy (2020) (8/10)

Argumento
Cartel de Deputy

Su creador Will Beall, cuenta con una amplia experiencia como guionista de series en Castle (2009-2011) o Training Day (2017), e igualmente en el cine con Gangster Squad. Brigada de Elite (2013) y Aquaman (2018). Ha contado con la ayuda de una decena más de guionistas, constituyendo un buen equipo que demuestra conocer los temas que se plantean a los largo de la serie. En Deputy (Adjunto), nos cuenta la historia de Bill Hollister, un Adjunto (de ahí el título de la serie) al Sheriff del Condado de Los Angeles. Hollister es un hombre recto pero duro, que se encuentra cómodo con el trabajo policial de calle, deteniendo delincuentes y peleando con ellos si es preciso, pero no lleva bien la burocracia y el papeleo. De eso se encarga el Jefe y su Ayudante Jerry London, interpretado por el veterano y siempre solvente Mark Moses, que espera ser elegido Sheriff cuando en breve se retire el actual. Pero todo se complica para Hollister cuando para su sorpresa, al morir repentinamente su Jefe es nombrado Sheriff del Condado de Los Angeles, siguiendo una antigua normativa, raramente aplicada. Dado que el cargo de Sheriff es una autoridad policial política, y por tanto de elección popular por votación en EE.UU., hasta que en las siguientes elecciones se elija uno nuevo, automáticamente el Adjunto se convierte en Sheriff. Para añadir más tensión, al ser nombrado, ocupa la plaza aunque sea temporalmente, a la que el Ayudante del Sheriff como dijimos antes, se iba a presentar para ser elegido como su sucesor.

Para reforzar el equipo policial, se incorpora Breanna Bishop, que procedente de un cuerpo policial federal, sin embargo ha preferido trasladarse, por motivos que se desconocen, a un cuerpo menor como es la policía local, donde a cambio, podrá aportar su amplia experiencia en operaciones de mayor envergadura. Este es el personaje Q de la serie.

Intérpretes
Intérprete de Deputy

El veterano Stephen Dorff interpreta al personaje principal Bill Hollister, como el Sheriff Adjunto (Deputy), al que dota de la solvencia del que está curtido en mil batallas, con un sentido práctico, al que no le importa saltarse las normas cuando lo ve necesario. Pero el personaje que poco a poco destaca es Breanna Bishop interpretado por Bex Taylor-Klaus, que como actriz Q dota a su personaje de la ambigüedad necesaria. Finalmente la portorriqueña Yara Martinez, aporta solidez al personaje de la mujer de Hollister de ascendencia hispana. Gracias a ella nos va introduciendo en la comunidad de los hispanos asentados desde los orígenes de la ciudad y de los emigrantes hispanos recién llegados, conociendo sus tradiciones y problemas. Igualmente, la agente negra Charlie Minnick interpretada con solvencia por Danielle Moné Truit, nos introduce en los problemas que afrontan los agentes negros dentro de un cuerpo policial mayoritariamente blanco, cuando le encomiendan que se encargue de enseñar al novato Joseph Harris (Shane Paul McGhie) también negro. Como vemos, nos muestran con claridad la rica y compleja mezcla de gentes que se encuentran en la ciudad de Los Angeles.

En resumen

La serie rodada en 2020, nos ofrece un completo panorama de una sociedad multicultural, mostrando su riqueza y también sus problemas, donde blancos, negros, hispanos asentados desde antes del nacimiento de los EE.UU., hasta emigrantes recién llegados, muestran sus esperanzas e ilusiones y lo hace con un brillante conjunto de historias en torno a la violencia y la delincuencia que recorre las calles de la ciudad de Los Angeles. Y aún le queda tiempo para acercarse a la Sanidad y otros problemas como el racismo y el corporativismo policial. El ritmo de las historias que desarrolla en cada uno de los 13 episodios, no decae en ningún momento, pues sobre el telón de fondo multirracial que hemos descrito, se desarrolla una historia de lucha por el poder en la elección del nuevo Sheriff, donde la abogada blanca bien interpretada por la neoyorquina Natalia Cigliuti, juega un papel preponderante.

Hay que subrayar que en un momento clave al final de la serie, el personaje interpretado por Bex Taylor-Klaus, explica los problemas que como persona Q le han llevado a Los Angeles. Y eso le diferencia de otras series, en las que no se habla de esos problemas. Por todo ello, la serie resulta sumamente entretenida, y aunque tuvo una audiencia aceptable, no alcanzó los niveles que se esperaban de ella en medio de la pandemia del COVID19 y fue cancelada tras la primera temporada.


Billions (2016) (8/10)

Argumento
Cartel Billions

Una gran disponibilidad de medios, al frente de un nutrido grupo de guionistas que supera ampliamente la docena, sus tres creadores Brian Koppelman, David Levien y Andrew Ross Sorkin, aportan una amplia experiencia en la elaboración de guiones y eso se nota en el desarrollo de las tramas. La pareja David Levien y Brian Koppelman han trabajado en equipo desde 1998 tanto en películas como Ocean`s 13 (2007) hasta series como The Girlfriend Experience (2016). Por su parte Andrew Ross Sorkin colaboró con Peter Gould en el documental Malas Noticias (2011), aclamado por la critica por su meridiana descripción de la crisis financiera de 2008, centrada en Henry Paulson, por aquel entonces Secretario de Hacienda del Gobierno de EE.UU., cuyo titulo original era mucho más esclarecedor: Demasiado Grandes para Caer …

La acción de Billions transcurre en la ciudad de Nueva York, donde Chuck Rhoades (Paul Giamatti), es un ambicioso fiscal que investiga un caso de uso de información privilegiada vinculado al multimillonario Bobby Axelrod “Axe» (Damian Lewis), el rey de los fondos de inversión de alto riesgo, lo que termina por convertirse en un enfrentamiento personal entre dos de las personas mas poderosas de la ciudad. Para complicar más las cosas, la mujer de Rhoades, Wendy (Maggie Siff), ocupa un puesto crucial como psicóloga en la empresa de Axe. Pronto comienza una encarnizada lucha, en la que ninguno de ellos dudará en utilizar todos los medios para vencer al otro a cualquier precio.

Intérpretes
Cartel de Billions

Destacan con luz propia dos grandísimos actores en estado de gracia como son Paul Giamatti y Damian Lewis, pero no se queda atrás la actriz Maggie Siff, que en su papel de sicóloga, aporta solvencia y solidez, manteniendo el nivel de interpretación en el máximo nivel, siendo uno de los grandes alicientes de la serie. Otro de los puntos de interés es como decíamos al principio, el personaje Q de la serie, Taylor Mason. Mason es uno de los más brillantes colaboradores de Axe, interpretado con gran  convicción por Asia Kate Dillon, no en vano es a su vez actriz también Q, que se ha convertido en el primer personaje de carácter no binario que se muestra en la televisión de EE.UU.

Asia Kate Dillon

En resumen

Los guionistas consiguen llevar la acción siempre a limites insospechados, con un gran ritmo que acaba resultando adictivo, a pesar de los excesos en que incurre en algunas ocasiones. El ritmo trepidante de la acción y las imprevisibles reacciones de ambos, constituyen otro de los alicientes de la serie. Por otra parte, una pléyade de actores secundarios, desde los compañeros de trabajo tanto del fiscal como del especulador, permiten plantear numerosos temas de actualidad y describir en toda su crudeza, los manejos financieros del especulador que Sorkin tan bien conoce, tras realizar el documental antes mencionado. En definitiva, diversión de alto nivel garantizada, a la vez que muestra con acierto la diversidad afectivo-sexual y las nuevas identidades que están surgiendo en las sociedades modernas.


© Chusé Inazio Felices