El gabinete del doctor Caligari

El expresionismo fue un movimiento cultural, surgido en Alemania a principios del siglo XX, que no sólo se dio en la pintura, sino que impregnó todas las artes. Tanto es así, que llegó hasta el cine, ofreciendo imágenes deformadas, distorsionando decorados, maquillajes, etc….En esta ocasión, mi querido lector, vamos a viajar al terrorífico y maravilloso mundo de una de las películas que más representan al expresionismo alemán. Le invito a que me acompañe a contemplar la belleza artística de “El gabinete del doctor Caligari”


El expresionismo alemán

El expresionismo era un movimiento vanguardista que tenía como principal objetivo la realización de una crítica feroz a la sociedad burguesa de la época, que había vivido, hasta entonces, un momento de auge económico y político.

Para ello, se inspiraron en el trabajo de Vincent van Gogh y empezaron a utilizar paletas de colores puros y muy violentos. En cuanto a los trazos del pincel eran exagerados, hasta el punto de deformar las imágenes. Con esas dos técnicas en el color y la pincelada, conseguían esa anhelada crítica a la sociedad, llegando en muchas ocasiones a ridiculizarla.

No pretendían exponer o describir la realidad, a lo que aspiraban era a expresar los sentimientos: el miedo, el terror, la tristeza.

El grito (1893), de Edvard Munch, Galería Nacional de Noruega
El grito (1893), de Edvard Munch, Galería Nacional de Noruega

El expresionismo en el cine

Esta es la razón por la que el expresionismo en el cine se centró, sobre todo en el cine de fantasía y terror. Porque el expresionismo nació un poco antes de la Primera Guerra Mundial, y ese es el animo que reinaba en la sociedad, de soledad y miseria, lo que fue captado a la perfección por el expresionismo.

También las nuevas teorías científicas influyeron en el expresionismo porque los artistas empezaron a cuestionarse el mundo y la realidad en la que vivían: la teoría de la relatividad o el el psicoanálisis de Freud, fascinaron desde el primer momento a los expresionistas, y todavía más a los artistas que se dedicaban al mundo del cine.

«El gabinete del doctor Caligari», responde a la perfección a todas las características del cine expresionista: su guion se basa en asesinatos cometidos por un sonámbulo (Freud creía que a través de los sueños podemos descubrir nuestros deseos más ocultos, y es ese sonambulismo la metáfora de donde se encuentran esos deseos prohibidos), el ambiente de los decorados es angustioso (las paredes están inclinadas, las chimeneas son oblicuas, etc…) y no digamos el dramatismo de vestuario y maquillaje.

Pero empecemos por el principio que es conocer cómo se gestó el guion.

Escena del Gabinete del doctor Caligari
Escena de El gabinete del doctor Caligari

El guion de El gabinete del doctor Caligari

Durante la Primera Guerra Mundial, dos jóvenes escritores, unidos por un fuerte sentimiento antimilitarista empezaron a trabar amistad. Se trataba de Carl Mayer y Hans Janowitz.

Hans Janowitz, había vivido un suceso que le traumatizó. Se produjo en una visita que realizó al parque de atracciones en Hamburgo. Allí vio a una mujer y le cautivó tanto que decidió seguirla. Pero la mujer se adentró entre unos arbustos y Janowitz decidió desistir de la idea y volver a casa. Días más tarde conoció una noticia por la prensa, que le impactaría sobremanera: la muchacha que él había seguido había sido asesinada en ese parque de atracciones.

Después del suceso y teniendo en cuenta el clima de desequilibrios sociales y disturbios que imperaba en Alemania, le propuso a Carl Mayer que escribiesen juntos una historia para el cine. Acababa de nacer El gabinete del doctor Caligari.

Para quien no hay visto la película, la historia trata de un loco hipnotista (el doctor Caligari) que usa a un sonámbulo (Cesare) para cometer asesinatos. Para no ser descubiertos, van a una feria mostrando su espectáculo, que consiste en vaticinar un asesinato que más tarde ocurre realmente. Pero la trama se complica cuando un compañero del chico asesinado decide investigar al doctor Caligari y éste, en venganza, envía a su ayudante Cesare a apuñalar a su novia mientras duerme, pero ante la belleza de la joven, Cesare no puede martarla y decide raptarla. Esta trama, acompañada de decorados que son verdaderas obras de arte, convierten a esta película en un verdadero poema cinematográfico.

Cartel de la película El gabinete del doctor Caligari

La venta del guion

Una vez escrita la película, nuestros guionistas decidieron vender su historia y acudieron a los estudios Decla-Bioscop para hablar con el productor Erich Pommer, a quien quizás conozca mi querido lector, ya que fue jefe de producción de los estudios Ufa, responsables de películas tan emblemáticas como Metrópolis.

Pero finalmente Erich Pommer no produjo la película y acabó siendo su productor Rudolf Meinert, que también trabajaba en los estudios Decla-Bioscop.

Desde el primer momento, Rudolf Meinert barajaba la idea de tratar a la película, no como una simple historia de terror, sino como algo más grande, más artístico. Quería trabajar en su estética de una manera muy particular.


La estética de El gabinete del doctor Caligari

Por esta razón, la fantasía en la que se convirtió El gabinete del doctor Caligari tiene mucho que ver con su diseñador de producción Hermann Warm, pero también con el director de la película Robert Wiene.

Hermann Warm, contactó con dos diseñadores Walter Reimann y Walter Röhring para que le hicieran una propuesta. Les insistió en que él buscaba algo artístico y Reinann que le gustaba pintar cuadros expresionistas, le propuso llevar ese estilo a la pantalla y recrear una ambientación expresionista.

Hermann Warm, que quería huir de producir una película simplemente de terror, le pareció buena idea y le pidió que realizase unos bocetos para pasárselos al director Robert Wiene.

Cuando Robert Wiene vio los bocetos aceptó al instante y en menos de dos semanas se empezaron a realizar todos los decorados, sin saber que pasarían a la historia.

Ejemplo del estilo visual de El gabinete del doctor Caligari
Ejemplo del estilo visual de El gabinete del doctor Caligari

El estreno

La película se estrenó el 26 de febrero de 1920 y fue un éxito de taquilla y ese éxito ha persistido hasta nuestros días, ya que hoy es una película de culto que confirma que no siempre el cine vanguardista tiene que estar reñido con el cine comercial.

También es justo mencionar que cuando se estrenó la película, el expresionismo ya había pasado a ser un movimiento asimilado por el público y estaba incluso de moda, lo que ayudo a que pudiera entenderse la estética de la película.

No obstante, a todos los que intervinieron en su realización se les puede alabar la astucia y la valentía de embarcarse en esta aventura artística y sobre todo agradecerles que nos hayan dejado a las generaciones venideras esta maravillosa obra de arte. ¡Disfrútela!


© María Ángeles Espílez Murciano

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies