En un lugar de la Mancha

En este mes de abril en el que celebraremos el día internacional del libro, vamos a hablar del libro más vendido de la historia, con 500 millones de copias vendidas, se trata de Don Quijote de la Mancha de Miguel de Cervantes. Pero además de ser el libro más vendido, sus imágenes son también un reclamo publicitario, sobre todo si unimos a la figura de don Quijote, la de su fiel escudero Sancho Panza, como dos figuras opuestas y complementarias; el idealismo y el materialismo. Sin ánimo de ser exhaustiva, vamos a dar unas pequeñas pinceladas de la figura de don Quijote, no sólo en el cartelismo, sino en el diseño publicitario.


Una figura mundialmente conocida

Una de las razones por las que la figura de don Quijote funciona en publicidad, es porque es mundialmente conocida. Ya he adelantado que se trata del clásico más vendido de la historia, pero además la silueta del caballero de la triste figura es reconocible con pocos trazos, como lo demuestra esta maravillosa ilustración de Antonio Saura.

Don Quijote de Antonio Saura

La figura de don Quijote en todo tipo de productos

Y tanto se ha querido explotar su imagen, que en muchas ocasiones la figura de don Quijote se ha asociado a productos que nada tienen que ver con él, o con la idea de valentía, honestidad, justicia o carácter aventurero que transmite nuestro caballero andante. Para ejemplo, estos dos anuncios publicitarios, que anuncian la marca de papel de fumar Bambú de 1920 y gasolina para coches y aviones.

Don Quijote en publicidad

Don Quijote en el cartelismo

Necesitaríamos muchos meses para desarrollar mínimamente, la figura de don Quijote en el cartelismo, pero nos vamos a quedar con dos ejemplos de alto valor artístico.

El primero de ellos, ya lo recordará mi querido lector, porque hablamos de él en la colaboración de diciembre de 2021 de esta revista:  Beggarstaff Brothers, el minimalismo en el cartelismo

Efectivamente, se trata del cartel de don Quijote que no llegó a ser impreso de los J. & W. Beggarstaff. A tres colores y con figuras de trazo sencillo y minimalista, como en el caso de Saura pero que, sin embargo, no triunfaron en su momento porque se consideraron, para el mundo comercial, como un arte muy rompedor. Aunque parezca irónico, el minimalismo también puede ser transgresor.

Don Quijote de J. & W. Beggarstaff. A

El segundo ejemplo es un cartel destinado a la promoción de la Feria del Internacional del Libro de Cochabamba de 2010, que contiene una tipografía muy trabajada en composición y a tres colores, acompañada de una imagen muy sugerente y que dispara la imaginación de espectador. Olvidaba mencionar, que por fin hemos encontrado un cartel publicitario, en el que aparece don Quijote, que tiene verdadera relación con nuestro caballero andante ya que nos promociona una feria del libro.

Don Quijote feria internacional del libro

Las campañas publicitarias y don Quijote

También tenemos cientos de campañas publicitarias que cuentan con la figura de don Quijote, y esto básicamente porque el Quijote es sinónimo de idealismo, de la lucha del débil contra el poder y estos valores arraigados a la figura de don Quijote, le dan un valor añadido a las campañas publicitarias.

Castilla-La Mancha, lo entendió a la perfección en su promoción turística en el que destacan las fantásticas imágenes a ritmo de música medieval.


Otra campaña impactante en la que don Quijote se convirtió en protagonista fue la de la Asociación de Editores de Madrid, en el año 2013. El objetivo de esta campaña era contrarrestar los nocivos efectos de la televisión, los videojuegos y los móviles.

Puede verse a un agonizante don Quijote, mientras nos advierten: “Cuando pasas tantas horas jugando en tu móvil, no todo lo que destruyes puntúa”. Parece una clara alusión al juego Angry Birds, ya que en el año 2012 se filtró la noticia de que más de 200 millones de personas jugaban cada mes a este juego.

Campaña Asociación de Editores de Madrid,

Don Quijote atemporal

Y podríamos continuar con más facetas artísticas y de diseño en la que la figura de don Quijote ocupa un lugar central, pero vamos a finalizar esta colaboración recordando al gran maestro Antonio Fraguas, Forges, que confesó a El País -diario en el que publicaba sus viñetas-, que había leído Don Quijote en 25 ocasiones, y que fue una fuente de inspiración para realizar sus viñetas.

Forges supo capar ese aspecto intemporal de El Quijote, que, a pesar de ser un libro antiguo, su espíritu, sus enseñanzas y valores siguen permanentemente vigentes.

¡Feliz día del libro!

Don Quijote y Forges

© María Ángeles Espílez Murciano
Imagen portada Don Quijote y Sancho Panza de Honoré Daumier

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies