Fe

Junto a una mata de hiedra,
mostrándose sola y absorta,
María se encuentra en un pedestal de piedra,
entre lágrimas sin consuelo y su alma rota.

Con su mente fija a los pies del Altísimo,
se une con la del Cristo,
su alma pura y cristalina
donde cree que lo ha visto.

“No te apenes, no te aflijas,
que yo sufrí y lloré por el mundo
y por ello mi padre me regocija
en un jardín lleno de sonrisas.

Por eso, ten paciencia, sobre todo
con aquellos que te hieren
y recuerda que el Reino de los Cielos
será para aquellos que me quieren.

Lucha por ti misma y por quien te quiera
que no hay espina más grande que hiera
que perder en las batallas mis respetos
y sentirse entre tinieblas.

Y cuando te sientas sola, que ya nadie te ame
yo, Tu padre y nuestra Madre Misericordiosa
nos fundiremos en tus carnes
para que la fuerza del Cielo siempre sea gloriosa”.

Y con esa alegría de terciopelo
y enjuagándose con la verónica sus lágrimas
se duerme con los ángeles del cielo
cerrando sus ojos con una sonrisa;

y sueña con sus entes de fantasía
y con su agradable compañía,
esperando que caiga la noche
y aparezca de nuevo el día…


@ Texto: Jesús M.ª Salvador
@ Imagen de pexels

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies