Huellas de Oscar Wilde

El retrato de Dorian Gray

“Porque influenciar a una persona es prestarle nuestra propia alma. No piensa ya sus pensamientos naturales, ni arde con sus propias pasiones. Sus virtudes dejan de ser suyas. Sus pecados, si es que hay pecados, son de segunda mano. Se convierte en el eco de una música ajena, en el actor de un papel que no había sido escrito para él. El fin de la vida es el desenvolvimiento de la personalidad. Realizar nuestra propia naturaleza cabalmente: para esto hemos venido. Hoy los hombres se asustan de sí mismos. han olvidado el más alto de sus deberes, el deber que uno se debe a sí mismo. Sí, son caritativos; dan pan al hambriento y vestido al mendigo. Pero sus propias almas se mueren de hambre y van desnudas. El valor ha abandonado a nuestra raza. Quizás nunca lo tuvimos. El temor a la sociedad, que es La base de la moral; el temor de Dios, que es el secreto de la religión: tales son las dos fuerzas que nos gobiernan.”


Esta es la historia de la decadencia de un hombre. Paradójicamente, El retrato de Dorian Gray es considerado la historia más moral de las historias inmorales. En esta obra, se consideró a Oscar Wilde un escritor filósofo.

EL argumento nos narra como Dorian Gray, a cambio de la eterna juventud, entrega su alma y termina siendo corrompido por la malvada influencia de su mentor.


© Redacción de Encima de la niebla
Imagen de libre disposición

encimadelaniebla

Revista cultural

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies