Huellas de Richard Bach

Juan Salvador Gaviota

“La mayoría de las gaviotas no se molesta en aprender sino las normas de vuelo más elementales: como ir y volver entre playa y comida. Para la mayoría de las gaviotas, no es volar lo que importa, sino comer. Para esta gaviota, sin embargo, no era comer lo que le importaba, sino volar. Más que nada en el mundo, Juan Salvador Gaviota amaba volar. Este modo de pensar, descubrió, no es la manera con que uno se hace popular entre los demás pájaros. Hasta sus padres se desilusionaron al ver a Juan pasarse días enteros, solo, haciendo cientos de planeos a baja altura, experimentando. No comprendía por qué, por ejemplo, cuando volaba sobre el agua a alturas inferiores a la mitad de la envergadura de sus alas, podía quedarse en el aire más tiempo, con menos esfuerzo; y sus planeos no terminaban con el normal chapuzón al tocar sus patas en el mar, sino que dejaba tras de sí una estela plana y larga al rozar la superficie con sus patas plegadas en aerodinámico gesto contra su cuerpo. “


El libro narra la historia de Juan Salvador Gaviota, que desea ir mucho más allá de las peleas diarias por la comida. Su pasión por el vuelo hace que se empeñe en aprender aquellas técnicas que puedan perfeccionar su intenso deseo. Esta obsesión le lleva a ser expulsado de la Manada y Juan Salvador Gaviota prosigue en solitario su aprendizaje.

Cierto día, de improviso, Juan entabla amistad con dos gaviotas que lo llevan a un «plano superior de existencia» en el que entra en una visión diferente de las cosas, pues la referencia superior ya no consiste en el cielo sino en un mundo más perfecto que se logra encontrar a través de la pura perfección del conocimiento. 

Sin embargo, y a pesar de todo, no termina de ser feliz en ese nuevo mundo y regresa a la Tierra con el fin de encontrar a otros como él, para contarles lo que había aprendido y difundir su pasión por el vuelo. Juan Salvador consigue su objetivo en ese empeño y logra reunir a una bandada de otras gaviotas que, al igual que le había sucedido a él, han sido proscritas por no seguir las normas establecidas por la Manada.

© Redacción de Encima de la niebla

encimadelaniebla

Revista cultural