Huellas de Robert Louis Stevenson

El extraño caso del doctor Jekyll y el señor Hyde

“Me resisto mucho a hacer preguntas; participa bastante del estilo del día del Juicio Final. Plantear una pregunta es como lanzar una piedra. Se sienta uno tranquilamente en lo alto de una colina y allá va la piedra, poniendo en marcha a las demás; y en seguida algún tipo anodino (el último en el que uno habría pensado) recibe un golpe en la cabeza en su propio huerto, y la familia tiene que cambiar de nombre. No, señor, tengo por norma que cuanto más dudosa me parece una cosa, menos preguntas hago.”


El trasfondo de la novela de Stevenson se centra en la idea de que en cada persona se encuentran el bien y el mal al mismo tiempo. A partir de esa premisa, Stevenson construyó una novela, considerada por muchos, como una auténtica obra de arte de la literatura universal.

La frase, entresacada del libro, y ubicada en sus primeras páginas, constituye una interesantísima reflexión sobre el poder de las palabras que llevan, a menudo, a consecuencias inesperadas.

©  Encima de la niebla

encimadelaniebla

Revista cultural