La rosa equivocada de Felipe Espílez Murciano

Los recuerdos montan capas en el aire,
plumas de ruiseñor de la historia consumada.
Un beso al aire, a la bruma acumulada,
es un beso al abrazo que estaba pendiente.

Por ese camino que lleva a la locura del cerezo
dejaré ese testigo de labios de brisa
y tu nombre emplumado de sonrisas
me devolverá, dentro del recuerdo, aquel beso.

Los chopos de las orillas rendirán sus copas
y un revuelo de golondrinas trinarán aquellas risas,
el aire devuelve lo que guarda en su cornisa
y una mirada malva sube de una rosa equivocada.

Texto e imagen © Felipe Espílez Murciano