La senda del amor de la luna incesante

¿Guardará la luna el secreto del amor?

En la senda del amor de la luna incesante, se esconden todos los arcoíris que la lluvia dejó, arrullados por el canto de las noches perdidas. La luna es guardiana de esos misterios que se mueven entre sombras. Derramando plata, nos recuerda que nuestra piel existe para ser amada solo por las yemas de los dedos que hacen honor a la belleza de nuestros sueños. Ella es nuestra confidente, la que guarda nuestros deseos de nata y el blanco secreto de las garzas.

Y para llegar a su corazón de hielo dejó una senda hacia el cielo. La senda del amor de la luna incesante, por la que transitan los corazones heridos de noche perpetua, como viajeros de sangre de corazón flotante.

Texto © Felipe Espílez Murciano
Imagen de Patricia Alexandre en Pixabay