fbpx

Las flores de Almodóvar y Galindo

El pasado 26 de enero, terminó la exposición de Pedro Almodóvar y Jorge Galindo que ha tenido lugar en La Tabacalera de Madrid. Ha sido una unión de dos artistas. Unos cuadros que han nacido a partir de unas fotografías de Pedro Almodóvar como perfume primigenio. Una evolución artística que los dos maestros elevan a la categoría de belleza insistente, que logra persistir en los ojos después de ser admirada, dejándonos la magia navegando en nuestra retina. Sobran, pues las palabras. Las flores de Almodóvar, que ya son también de Galindo; los cuadros de Jorge, que ya son también de Pedro, constituyen un espectáculo visual que llaman a las palabras a ser música de fondo. En el plano principal, sin embargo, ellos, los dos que un día se fundieron en uno, para ser más de dos.

Cuadro de la exposición Flores de Almodóvar y Galindo
El primer cuadro expuesto es de unas dimensiones gigantescas, como gigantesco es el arte que parece flotar ocupando toda la pared de una gran sala.
Cuadro de la exposición Flores de Almodóvar y Galindo
Dan ganas de utilizar este jarrón como vaso de ambrosía o de jugo de flores pasado por la fantasía.
Cuadro de la exposición Flores de Almodóvar y Galindo
Bien podría ser este jarrón una puerta hacia el misterio de la belleza inaprensible.
Cuadro de la exposición Flores de Almodóvar y Galindo
Cuadro de la exposición Flores de Almodóvar y Galindo
El crecimiento de un sueño o la metamorfosis de las flores.
Cuadro de la exposición Flores de Almodóvar y Galindo
El equilibrio que busca a Dalí y que te encuentra a ti.
Cuadro de la exposición Flores de Almodóvar y Galindo
Girasol esperando a la luna con la quietud del sol cuando echa la siesta.
Lateral de un cuadro de la exposición Flores de Almodóvar y Galindo
Visto el cuadro por el lado, nos desentraña un misterio de papel en suspiro continuo.
Cuadros de la exposición Flores de Almodóvar y Galindo
Cuadro de la exposición Flores de Almodóvar y Galindo
Cuadros de la exposición Flores de Almodóvar y Galindo
Ella, jarrón de sueños, no quiso quedarse en un cuadrado y buscó un arco para dar coherencia a su figura de sinuosas redondeces en el silencio de sus ojos cerrados.
Cuadro de la exposición Flores de Almodóvar y Galindo
Parece que va a salir y… salió. Es lo que tienen los sueños, que a veces se cumplen.
Cuadro de la exposición Flores de Almodóvar y Galindo
Cuadro de la exposición Flores de Almodóvar y Galindo
Nos vamos. Pero algo me lleva a mirar por última vez. Me giré, lentamente, esperando llevarme la última impresión. Y allí, estaba, detrás de una columna, un jarrón que me decía adiós. Me quedé durante unos segundos, quizás minutos mirando, porque mientras más lo contemplaba más cierta era mi sensación que aquél jarrón era, en realidad, una mujer…

Cuadros de la exposición Flores: © Almodóvar y Galindo
Fotografía y texto de la redacción: © Encima de la niebla

encimadelaniebla

Revista cultural