Los lectores en diciembre

Si quieres que tu relato aparezca en esta sección, mándanos un correo a redaccion@encimadelaniebla.com ¡Te esperamos!


Yo le avisé de Silvia Cleonice

Está parado haciendo equilibrio, preparado para dar inicio a la acción en el lugar equivocado.

Puede suceder que uno elabora su realidad inventando el juego de vivir como sea posible, según su creatividad. Existen diversos factores para influir en la estrategias: la infancia y su desarrollo familiar, por ejemplo, con los predicamentos de papá y mamá. También el temperamento, la personalidad instalada en el lugar de la tozudez, resistencia a los cambios o negación a incorporar experiencias difíciles. En fin, de psicología no sé; solo observo y quizá, con omnipotencia pues no sé cómo reaccionaría ante vicisitudes similares.

El respeto es un valor educador y formador. Pero parece que lo primero falta bastante y lo segundo, está fuera de orden.

Él insiste en su intención provocadora de enojos. Algo se va a romper y después tocará arreglar el daño. Tal vez salga más caro de lo que se supone. Yo le avisé.

Toda la escena es surrealista. Quiere llevar a cabo la acción como lo decide. La mano armada se yergue con mucha energía. Se mueve hacia atrás mientras la otra sostiene el elemento con firmeza que recibirá el impacto. Es cuestión de segundos, de un desplazamiento y ¡zás!…

“En esa pared no se puede”. Esa frase borrada estalló en su cerebro junto con los sonidos que se articulaban desde la garganta oprimida por el dolor, escupidos hacia el exterior, convertidos en palabras soeces que herirían los oídos más sensibles, emparentando con una cloaca la serie de vocablos del gran campo semántico escatológico. También abarcaba el árbol genealógico y alguna especie de ave plumífera ordinariamente de color verde.

El dedo aplastado era el causante de su actitud dolorosa y furiosa. El clavo cayó al suelo y el martillo lo acompañó rebotando en la escalera. Apenas pudo descender, agitado, movió la cabeza y al elevar la mirada vio la obra de arte en la pared producto de su propia sangre. El cuadro que pintó deberá esperar para lucirse.


© Texto: Silvia Cleonice Gabetta
© Foto: furkanfdemir en pexels

encimadelaniebla

Revista cultural

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies