Miradas de luna

La noche tiene una puerta por donde se cuelan los sueños.
Y, al lado, dos pliegues finos de lo que le sobra al cielo.
El resto, un manto oscuro donde las miradas se estrellan,
Después de haberla mirado, las que miran ya son ellas.
La noche me está mirando con esas miradas perdidas,
Los sueños ya se marcharon por el hueco de su herida
¿Qué miráis tan extrañadas, si esas miradas son mías?


Texto e imagen © Felipe Espílez Murciano 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies