Primera lectura

He vuelto a volver
al momento donde me hice yo.
Cuando leí por primera vez,
mis ojos fueron dos lunas llenas
sobre un camino a la pleamar.
Sus órbitas alteraron sus cuencas
para crear, como hicieron,
dos mundos nuevos:

Uno de ellos me ha hecho crecer
con luces proyectadas en el interior.

El otro no existe como tal,
es un universo variopinto
donde nacen las constelaciones
con todas las letras
de las que me alimento.

© Antonio Maldonado
Fotografía © Kertesz