Tío Pepe, más que un cartel

Pasa pocas veces que un cartel publicitario, exceda su objetivo de ser un elemento publicitario para convertirse en un elemento del paisaje, en parte de la arquitectura de una ciudad. Mi querido lector, hoy vamos a hablar de un cartel que todo el que viene a Madrid contempla, y por supuesto, totalmente conocido para sus vecinos; se trata del cartel de Tío Pepe en la madrileña Puerta del Sol.


Nacimiento de Tío Pepe

Todo empezó en 1835, cuando un joven llamado Manuel María González Ángel, con tan sólo 23 años decide adentrarse en el negocio de los vinos. 

Y para ello, le pide ayuda a un familiar José María Ángel y Vargas, al que él mismo llamaba “Mi tío Pepe”. En agradecimiento a su ayuda y consejos, decide denominar a las botas de la Solera  Fundacional con el nombre “Solera del Tío Pepe”.

A partir de ese momento, Tío Pepe se convierte en un referente, tanto es así que como cuentan en su página Web “Tío Pepe se convierte en una de las primeras marcas registradas de España y su bodega en la primera en contar con luz eléctrica, dos años antes incluso de que la adoptara la ciudad de Jerez”


La creación del logo Tío Pepe

Siguiendo con esa andadura de éxito, la marca decide empezar a hacer publicidad en 1935, y se le encarga la creación del famoso logo a Luis Pérez Solero y de Acevedo, un personaje muy interesante que compaginó su trabajo con sus vocaciones como dibujante, músico y poeta.

Pero si algún trabajo transcendió, en la amplísima labor de Pérez Solero, fue la de ser un pionero mundial en dar humanidad a las marcas. Lo que se puede ver perfectamente en la creación de un logo, en el que a una botella se la viste con traje y sombrero de color rojo, acompañada de una guitarra y con el eslogan «Sol de Andalucía embotellado».

Pero como ya se ha advertido, Pérez Solero era más que un publicista y no pudo contener la tentación de describir su creación de esta forma:

Veréis con qué sencillez me dieron forma en Jerez:
Embotellaron el sol de Andalucía, primero;
me pusieron una chupa, la guitarra y un sombrero;
¡y así nació el Tío Pepe, lleno de gracia y salero!
¡¡Ya veis con qué sencillez,
se viste un vino en Jerez!!


Cartel de Tío Pepe en Madrid

De esta forma fue como el famoso e icónico cartel de Tío Pepe se inaugura en la Puerta del Sol en 1936.

Mi querido lector, podrá imaginarse en aquellos años, lo espectacular que podía representar un cartel publicitario luminoso situado en la azotea de lo que era uno de los hoteles más lujosos y elegantes de la capital, nada más y nada menos que el Hotel París.

De esta manera, cuando los madrileños y turistas paseaban por la Puerta del Sol, podían ver en los tejados del Hotel París un gran letrero luminoso, que años más tarde se convertiría en un icono. Había nacido el que después se denominaría por el Ayuntamiento de Madrid, como  “el tío más famoso de España”.

Tío Pepe en la Puerta del Sol

Indulto a Tío Pepe

La Plaza del Sol se fue convertido con los años, en un hervidero de carteles publicitarios, y el Ayuntamiento decide empezar una campaña para retirarlos y limpiar así la plaza.

Y a pesar de que desaparecieron todos los letreros, nuestro Tío Pepe, continúo y recibió el indulto municipal. Y es que a pesar del intento de retirarlo de la Puerta del Sol, los madrileños ya lo consideraban como parte del paisaje urbano.

Sin embargo, este sentir popular no estaba respaldado por ninguna norma jurídica y de ahí que nuestro cartel siguiera en peligro y más cuando en 2010 el que fue el edificio del Hotel París es comprado por la gran compañía de ordenadores: Apple….


Rótulo publicitario histórico

Efectivamente, en el año 2010, Apple compra el edificio del antiguo Hotel París y retira el cartel de Tío Pepe para poder restaurar el edificio.

En ese momento, la población reacciona ante el peligro de que el cartel desaparezca. Y el Ayuntamiento de Madrid, con Alberto Ruiz-Gallardon como alcalde, deciden indultar al que denominan “al Tío más famoso del España”. En un acto simbólico en el que representantes del Ayuntamiento estarían acompañados por los representantes de las Bodegas González Byass, celebraron que el histórico rótulo permanecería en la plaza. El Ayuntamiento concedió su legalización, solicitada por González Byass, en julio de 2009 y le reconoció su condición de rótulo publicitario histórico.

Ahora ya no había peligro de su desaparición ¿o sí?….


Cambio de ubicación para salvar a Tío Pepe

Hay que decir que el otorgamiento de la condición de rótulo publicitario histórico fue lo que salvó a nuestro cartel, porque una vez acabadas las obras Apple no estaba muy por la labor de volver a colocar en su tejado a nuestro Tío Pepe.

Así fue cuando en abril de 2012, el nuevo propietario, Apple, anunció que el cartel no volvería nunca más a su ubicación original.

Los medios de comunicación pusieron el foco de atención en este anuncio dado el impacto que tuvo la notifica para los madrileños. Sin embargo, el Ayuntamiento insistía en que no podía obligar a los nuevos propietarios y así fue como, después de una movilización popular para que volviera al kilómetro cero, que llegó a recoger más de 50.000 firmas de apoyo en las redes sociales, los propietarios del número 11, situado a unos 130 metros del lugar donde estuvo emplazado casi 80 años, acordaron finalmente con la empresa jerezana que el rótulo regresaría a la Puerta del Sol.

Tío Pepe en la Puerta del Sol

El cartel se había salvado de su desaparición total de la Puerta del Sol. No obstante, esto no fue del gusto de todos los madrileños, ni de Pedro Pérez-Solero, nieto del creador del cartel, que consideraban que no debía haber cambiado de lugar al cartel y máxime después de haber sido declarado patrimonio de la ciudad.

Sea como fuere, el cartel sigue luciendo en la Puerta del Sol después de haber desaparecido tres largos años de nuestro mobiliario urbano y sólo ha vuelto a desaparecer, brevemente, el 26 de marzo de 2022, que apagó sus luces para unirse a la “Hora del Planeta” por la lucha contra el cambio climático.

Esperemos que sólo por causas tan justas, nuestro cartel no luzca como merece en la Puerta del Sol porque queremos verlo siempre que paseemos por esta plaza madrileña, que lleva casi un siglo albergando el sol madrileño y el sol andaluz.


© María Ángeles Espílez Murciano

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies