Ventana rota

Ventana rota
los clavos oxidados
la casa llueve.

Portón cerrado
adentro la abuela,
deambulando.

Una modorra
pesada cae en su
álbum familiar.

Una neblina
como si le borrase
tales sonrisas.

Camino viejo,
las páginas volando
que ya nadie lee.

Con la llovizna
florecen los hongos de
la indiferencia.

Enredadera
la cosecha perdida
entre malezas.

El buzón lleno
casas abandonadas,
sin herederos.

El barrio entero
se nos va muriendo
calle por calle.

Aquel amigo
se me fue apagando
con su guitarra.

Las calles grises,
los cuerpos sin almas
son fantasmales.

Como veletas
vegetan transitando
a ningún lugar.

Pasan de largo,
corren atolondrados
como gallinas.

Nadie saluda
frenesí tras frenesí
¿tan ocupados?

Cantan progreso
todo es desechado
actualizado.

Memoria corta
repetimos errores,
los mejoramos.

Lo que vivimos
parece perecer
un día tras otro.

Los perros ladran
a la sombra del gato
entre las rejas.

Los perros gimen
el gato inmutable
a tanto jaleo.


© José G. Santos Vega
© Image: Pexels

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies