Voces

La noche es amiga invisible de sueños que se echaron a volar como aves silvestres en busca de horizonte. Un marco de cielo los acoge como a hijos pródigos. Todos sabemos que el sol es abundante como la vida, que nos muestra su infierno-paraíso en performance existencial. Luego aparece mi noche, plagada de sonidos ancestrales, voces de todos los tiempos van escribiendo una historia en la almohada de mi conciencia.  Un ancestro invisible, el de siempre, acaricia mi cabeza con amor paternal.

© Roxana Heise
Imagen de StockSnap en Pixabay